dinero startup

Las cosas en las que desperdicié dinero en mi startup y qué aprendí de ello

Al revisar el estado financiero de mi compañía, me desanimé al ver las cosas por las que había pagado dinero que nunca usé o que simplemente no dieron resultado. Estas incluyen:

• Acuerdos Beta
• NDA (acuerdos de confidencialidad)
• Una mala contratación
• Eventos/viajes que terminaron en nada
• Materiales de marketing fuera de lugar o innecesarios
• Desarrollo web y de productos demasiado temprano

Y estoy seguro de que hay otras cosas tan dolorosas que las bloqueé.

Esto no quiere decir, por supuesto, que todas estas cosas siempre serán una pérdida de dinero. Los acuerdos Beta y NDA sin duda tienen un lugar y un momento, por ejemplo, al igual que los materiales de marketing. Pero hacer juicios acertados sobre en qué gastar los limitados fondos de una startup y obtener el equilibrio de la inversión para obtener retornos puede ser complicado.

En el intento de honrar el espíritu emprendedor, intento no revolcarme en los arrepentimientos por haber perdido dinero. Apunto a aprender de mis errores y aplicar ese aprendizaje para tomar mejores decisiones de gasto la próxima vez.

No fallé, pagué por la lección…

Estas son las lecciones por las que he pagado (¡y con suerte, no tendrás que hacerlo tú!):

1. Buscar fuentes de documentos legales gratuitos

Existen. Fiables, respaldados por la comunidad que son fáciles de detectar si revisas las conversaciones en los foros de emprendedores y startups.

2. Comparte los materiales y recursos que adquieras con tu comunidad startup

Pude haber pagado por una NDA, pero estoy feliz de compartirla con otro emprendedor, porque sin duda él (u otra persona en la sopa del karma) devolverá el favor en el futuro. Siempre hay espacio para quid pro quo en la vida de las startups.

3. Despide rápido y ponlo por escrito desde el día 1

Contratar es notoriamente difícil. El mantra común es «Contrata lento, despide rápido».

Cuando comienzas, a veces tienes que obtener ayuda rápidamente cuando las cosas empiezan a despegar, o cuando estás atrapado sin un conjunto de habilidades esenciales. O, a veces, crees que pasaste mucho tiempo conociendo a la persona antes de contratarla e igual termina saliendo terriblemente mal.

Pero si pones un contrato en su lugar desde el primer día que la nueva persona está haciendo algún trabajo, entonces estás protegido contra todas las eventualidades que el contrato contempla. Ambos sabrán exactamente cuál será la responsabilidad financiera en cualquier momento que se corten los vínculos.

Confía en tu instinto rápidamente. Sabrá desde el principio, incluso si estás tratando de engañarte a sí mismo intentas ocultarte en la negación, que una contratación no es correcta. Deshazte de ella tan rápido como puedas.

4. Elige los eventos sabiamente y haz tu tarea

Los eventos pueden ser costosos, pero incluso los gratuitos requieren viajes y, a veces, costos de alojamiento.

Los anuncios para cosas como ferias pueden ser muy tentadores. Todo el mundo que sea alguien estará allí. Será el centro del universo [inserta tu industria objetivo aquí]. Las oportunidades para la promoción y las ventas abundan. Tal vez. Pero puede tratarse de otro espectáculo de perros y ponys para la vanidad con lo último y más genial botín y pancartas llamativas. Sin una bola de cristal, puede ser increíblemente difícil discernir si valdrá la pena gastar dinero en viajes y asistencia.

Algunos consejos: mira a los organizadores del evento, ¿lo hacen todos los años? ¿Puedes hablar con alguien que haya ido a uno anterior? ¿Los patrocinadores son conocidos y están bien ubicados para tu mercado objetivo? Si decides ir, establece metas realmente claras sobre lo que quieres de él cuando llegues allí, y comprométete a esforzarte por alcanzarlas.

Anteriormente escribí sobre sentirme como un pez fuera del agua en Web Summit. Pero mientras estuve allí, conocí a una mujer que se había fijado el objetivo de conocer a 20 personas nuevas todos los días. Y lo hizo. Obtuvo mucho de su inversión financiera al asistir. Yo no.

Investiga a los asistentes y busca a los más relevantes para presentarte. Haz contactos, y procura seguir en contacto con ellos luego.

5. Invertir en materiales de marketing que sean tan ampliamente apropiados y transferibles como sea posible

Todavía tengo problemas con juzgar bien los materiales de marketing. ¿Son realmente necesarios? ¿En que forma? ¿Cuándo debería gastar mucho dinero en un gran diseño? ¿En qué situación son más relevantes e impactantes para su difusión?

Hubo momentos en los que pagué por brillantes folletos para repartir en eventos nefastos como el que describí anteriormente. Hubo momentos en que estaba en el evento perfecto y no tenía materiales, o peor, materiales vergonzosamente pobres para repartir.

Mi lección aquí es pagarle a un buen diseñador para que haga un diseño mínimo de imágenes llamativas y relevantes con solo los elementos esenciales de información para su negocio: quién es usted, qué hace y cómo encontrarlo. Estos estarán a mano ante cualquier eventualidad.

6. Y nunca olvides las lecciones de agilidad y Lean Startups

Quédate con los  MVP (Productos Mínimamente Viables) y solo desarrolla una vez que hayas validado las nuevas funciones con clientes reales.

La lección general que aprendí de mi reseña es: las decisiones sobre gastar dinero en una startup se basan en el equilibrio para tener un buen retorno de la inversión. Y obtener el equilibrio correcto en todas estas áreas es difícil!

Siempre trato de recordarme estas lecciones cuando me encuentro frente a decisiones de gastos, y todavía me equivoco. Pero eso esta bien. El aprendizaje es gran parte de lo que se trata ser emprendedor. Mientras esté usando mi discernimiento, haga mi investigación, escuche mi instinto y hable con mi red, estoy bastante seguro de que puedo minimizar cualquier decisión que pueda ser demasiado desastrosa.

Obtén los mejores consejos para lograr el éxito en tu e-mail